lunes, 14 de abril de 2014

14 DE ABRIL DE 2014, A LOS REPUBLICANOS DE DOÑA MENCÍA V

 
La calle Arriba, sede del Casino Republicano, hierve de nuevo V

En septiembre de 1905 y con motivo de las elecciones al Congreso de ese año, se producen graves enfrentamientos entre los partidarios del Marqués de Cabra y los de Sánchez-Guerra y el escenario de la discordia es otra vez la sede del Casino Republicano de la calle de Arriba. Según la crónica que aparece en El defensor de Córdoba1 con fecha 13 de septiembre de 1905, el marqués de Cabra, o sus amigos, con el “propósito de perturbar la elección” había nombrado 18 de sus interventores (sic) en un colegio electoral para provocar a los de su contrincante, que actuó, según el periódico, con una “moderación hasta exagerada”. Más tarde, “un propio montado a caballo y a todo galope se presentó en la puerta del Casino Republicano diciendo que el marqués de Cabra había ganado por más de 200 votos, lo cual produjo en los balcones, en el interior y en la puerta del referido casino, nutridas e insistentes vivas a dicho señor marqués, mezcladas con voces de ¡Viva la República!”, lo que, como era lógico, hizo que un grupo de partidarios de Sánchez-Guerra también dieran gritos en favor de su líder. Y en esto que aparece el alcalde, Sr. Vergara, tratando de apaciguar los ánimos y al tratar de poner paz, lo que se supone en un alcalde, fue agredido “y lo mismo los agentes a sus órdenes por varios disparos de armas de fuego y por medio de armas blancas”. En esta ocasión la candidatura de Sánchez-Guerra fue derrotada por 54 votos lo que provocó, que en Doña Mencía reinara “un gran entusiasmo”, según El Defensor de Córdoba.2 También hubo espacio en El Liberal del mismo día para la noticia de la victoria del Marqués de Cabra en Doña Mencía.3

Como vemos las disputas políticas de aquella época no eran sólo dialécticas. Al parecer, la agresión fue repelida por el Alcalde, la policía “y con el auxilio después de la Guardia Civil, sin más consecuencias por fortuna que un herido con un pinchazo leve en el brazo”. Fueron detenidos varios individuos, cuyos nombres no constan en la noticia de prensa, y se recogieron “no pocas armas de fuego de diversas clases y tamaños que fueron encontradas en el local de la sociedad referida”. Además de republicanos y anticlericales, violentos. ¿Faltaba algún ingrediente más? El Diario de Córdoba4 también publicó en su edición del mismo día una noticia breve sobre el incidente señalando que hubo “un tumulto en la plaza pública de Doña Mencía en el que tomaron parte unos quinientos vecinos”. Más tarde, la Guardia Civil calmaría los ánimo, tras personarse en el Casino Republicano, “incautándose de varias armas”.

1 El Defensor de Córdoba. 13 de septiembre de 1905. Web de Prensa Histórica. Ministerio de Cultura
2 El Defensor de Córdoba. 11 de septiembre de 1905. Web de Prensa Histórica. Ministerio de Cultura
3 El Liberal. 11 de septiembre de 1905. Madrid. Fuente: BNE Hemeroteca digital.
4 Diario de Córdoba. 13 de septiembre de 1905. Web de Prensa Histórica. Ministerio de Cultura

14 DE ABRIL DE 1931, A LOS REPUBLICANOS DE DOÑA MENCÍA IV


Y siguen las noticias de actos republicanos en Las Dominicales IV

Anotemos ahora algunas noticias publicadas en Las Dominicales en el último trimestre de 1904 sobre la historia de los republicanos librepensadores de Doña Mencía. Así, con fecha del 9 de septiembre de 1904, aunque los hechos se produjeron a finales de agosto, se da cuenta de los bautismos civiles de Francisca y Nicolás Demófilo y el entierro, también civil, de la niña Libertad Caballero. Todos los socios del Casino Republicano siguieron al cadáver acompañados de la banda, cuyos gastos se sufragaron por suscripción popular. El cortejo se dirigió al cementerio civil “abriéndose paso entre la apiñada multitud, que no bajarían de 500 personas. El presidente del casino, D. Antonio Carretero Navas, “encomió las sublimes ideas del del librepesamiento y aconsejó la unión de todos los amantes de la libertad, para combatir el odioso fantasma del clericalismo, el cual medra a la sombra de los incautos e ignorantes”.1 Unos días después, se solicita a Fernando Lezcano,2 director del semanario citado que represente a los librepensadores mencianos en el Congreso de Roma al grito de “¡Abajo la mentira y el oscurantismo! ¡Viva el Librepensamiento!” Entre los nombres que se citan aparece Manuel Gineta (Güeto), Antonio Carretero, Mariano Recio, Acisclo Cejudo y Manuel Montes, indicando que en la lista de suscripción figura el resto de los socios.

A principios de octubre de 19043, 130 librepensadores mencianos se dirigen a Zuheros para asistir a un entierro civil, y, “después de recibir un fraternal abrazo, se dirigieron a la casa mortuoria donde sacamos el cadáver del inocente niño, colocándonos en dos ordenadas filas a las que se iban uniendo multitud de personas, llegando a hacerse imposible ver la terminación del cortejo”. Pero en la puerta del cementerio católico, al no haber cementerio civil, los esperaba “el forajido y despótico monterilla para que al paso del cadáver por la puerta de la iglesia tuvieran tiempo suficiente los cuervos de salir provistos de los arreos correspondientes y cantarle los responsos para salvar el alma de la inocente criatura”. Aquello fue acto, según el corresponsal menciano Manuel Montes, más bien propio de los tiempos del bandolero José María, pero ante las protestas de la concurrencia “las soeces curianas se encerraron precipitadamente en su madriguera”. Más abajo se da noticia de un casamiento civil en Doña Mencía obsequiado con vinos y licores en el Casino Republicano y de la inscripción civil de la niña Libertad Ordóñez Jurado. A principios de diciembre se publica una nueva noticia sobre un doble bautismo civil: el de Juan Cubero Fernández y Víctor Priego Salamanca. 4
1 Las Dominicales. 9 de septiembre de 1904. Madrid. Fuente: BNE Hemeroteca digital.
2 Las Dominicales. 16 de septiembre de 1904. Madrid. Fuente: BNE Hemeroteca digital.
3 Las Dominicales. 7 de octubre de 1904. Madrid. Fuente: BNE Hemeroteca digital.
4 Las Dominicales. 2 de diciembre de 1904. Madrid. Fuente: BNE Hemeroteca digital.

14 DE ABRIL DE 1931, A LOS REPUBLICANOS DE DOÑA MENCÍA III


Noticias sobre actos civiles y fiestas republicanas III

A partir de ahora, Manuel Montes Priego enviará información a las Las dominicales 1 sobre los nuevos bautismos o entierros civiles que se produzcan en Doña Mencía. Así, en la crónica firmada el 9 de marzo de 1904, aunque publicada dos semanas más tarde, después de “noticiar que han sido expulsados a silbidos los imbéciles misioneros que han estado por aquí dirigiendo los más soeces insultos a la prensa”, se han inscrito civilmente dos hijos de dos matrimonios librepensadores con los nombres de Cristóbal y Libertad.

De nuevo el Casino Republicano y Ayuntamiento estarán a la greña otra vez y con fecha del 7 de este abril se impone una multa, esta vez de diez pesetas por el mismo motivo. En esta ocasión, el presidente presenta un recurso ante el Gobierno Civil de la provincia y alega, entre otras cosas, que el artículo 43 del reglamento de su sociedad, aprobado por el mismo Gobierno Civil, autoriza a tener abiertas las puertas del local social durante la noche y siempre que dentro del mismo se encuentren, al menos, seis socios... Pues “no habiendo ley que impida a los ciudadanos, ya individual ya colectivamente a permanecer unidos durante las horas de la noche, ni mucho menos a cerrar las puertas de su domicilio, privado o social a determinadas horas y al obligarle a hacer se infringen los artículos constitucionales que otorgan la facultad o derecho de reunión pacíficamente y de asociarse para todos los fines de la vida humana sin que exista limitación ni en la ley que regula el ejercicio del derecho de asociación ni en ninguna otra, precepto que faculte a la Autoridad para cerrar las puertas de su domicilio privado o social a ningún ciudadano ni asociación, ni para señalarle el tiempo que han de estar en permanencia en el mismo, por ello recurro...”.

De nada le valdrían tanta retórica jurídica y junto al correspondiente recurso, el alcalde adjuntará un minucioso y largo informe. Como podemos imaginar la pugna política entre conservadores y republicanos se disfrazaba con motivos relacionados con la tranquilidad de la noche menciana. En el primer punto del informe el alcalde precisa que a altas horas de la noche se venían cometiendo en el local del Casino Republicano de la calle Arriba “frecuentes alborotos con cantos, música y baile que impedían o perturbaban el reposo y descanso necesario de los vecinos”. Alude más tarde a la multa impuesta con anterioridad y que fue pagada sin rechistar y rebate jurídicamente la argumentación presentada por el presidente del Casino Republicano señalando que “el derecho de reunión y asociación tiene muchos y naturales limitaciones en las leyes que sería prolijo e improcedente enumerar, bastará decir que en principio, y como todo derecho tiene su límite en el derecho de los demás, viniendo por esto a ser los derechos y deberes correlativos, cosa que desgraciadamente olvidan con lamentable frecuencia estos que se llaman apóstoles de las libertades y regeneradores futuros de la sociedad”.

La dedicatoria final es bastante elocuente de por dónde iban realmente los tiros. Además, prosigue, ¿por qué se pagó antes la multa por el mismo motivo y callaron y ahora presentan el recurso? “¿Es que la legalidad sobre esto se ha modificado desde el día a 19 de febrero último al 14 del actual?” La respuesta del Gobierno Civil es la esperada y con fecha 20 de junio de 1904 llega la comunicación donde se desestima el recurso. Al final, las diez pesetas de multa se pagaron una semana después.

Pero no sería la última de aquel año e incluso antes de que se abonara la multa anterior otra vez estaba el Ayuntamiento a la carga y con fecha 4 de junio se impone una nueva multa,2 esta vez de 15 pesetas, al Casino Republicano por las mismas razones que antes. Otra vez también es recurrida la sanción ante el Gobierno Civil aduciendo las mismas razones que antes y en todo caso se matiza que el ruido que se produce en el local “sería el producido por las conversaciones de los concurrentes”. Y de nuevo el alcalde adjunta un informe al recurso, pero en esta ocasión es más duro con los hechos que se producen por la noche en el casino, según el alcalde, y se cree en la obligación de llamar la atención del gobernador civil sobre “la falta de respeto que demuestra el Casino Republicano a la autoridad que represento... desobedeciendo y menospreciando frecuentemente las órdenes que se les comunican...” Eran duros de roer los socios del Casino de la calle Arriba pues, continúa el informe del alcalde, se pasan “la mayor parte de las noches”ya no es sólo las noches de los sábados-con el local abierto en orgías, borracheras, bailes y cantos que son bastante escándalo para las buenas costumbres de la vecindad...” Esta vez el alcalde no se anduvo con chiquitas. El local del Casino era un auténtico antro de perversión y aquello, ¡faltaría más!, no podía continuar así. El gobierno Civil, como se esperaba, tampoco admitió el recurso esta vez y las quince pesetas se abonaron con fecha 30 de agosto en pagos al Estado.

Antes, el Ayuntamiento había accedido a que se levantara la prohibición de tener las puertas del casino cerradas después de las 12 de la noche, según consta en el acta capitular del 8 de agosto de 1904, y poco después y con fecha 17 de octubre de ese mismo año el presidente de los republicanos de Doña Mencía presenta una petición “pidiendo se amplíe el local que existe para dar sepultura a los que mueren fuera de la religión católica”. La respuesta del Ayuntamiento es bastante indicadora de las diferencias entre unos y otros y por unanimidad se desestima la petición teniendo en cuenta que “por fortuna todavía son pocos los vecinos que mueren fuera de la Religión Católica”. Sin embargo, como veremos más abajo, tenemos noticias de actos civiles por parte de los librepensadores mencianos de aquella época. Durante mucho tiempo el clericalismo y el anticlericalismo habían marcado las diferencias entre derechas e izquierdas en España, y en un pequeño pueblo, como era el nuestro a principios del siglo XX, también se apuntan tales matices políticos. 3

1 Las Dominicales. 25 de marzo de 1904. Madrid. Fuente: BNE Hemeroteca digital.
2 Expediente instruido sobre imposición de multa de quince pesetas a la sociedad Casino Republicano por el Sr. Alcalde D. Ángel Vergara Vargas. Año de 1904. R.5452
3 La información que se cita ha sido obtenida de las Actas Capitulares de 1904 del Archivo Histórico Municipal de Doña Mencía (AHMDM) y de varios expedientes referidos a las Sociedades de Doña Mencía: Casino Republicano (1903-1905), R.5449; expediente instruido sobre imposición de multa de diez pesetas a las sociedad Casino Republicano por el Sr. Alcalde D. Ángel Vergara Vargas, año de 1904, R.5451 y otro expediente instruido sobre imposición de multa de quince pesetas a las sociedad Casino Republicano.

14 DE ABRIL DE 1931, A LOS REPUBLICANOS DE DOÑA MENCÍA II


Noticias sobre actos civiles y fiestas republicanas II

A principios de febrero de 1904, Manuel Montes Priego envía una carta a Las dominicales1, fechada el 27 de enero, en la que con el título de ¡ESO ES COMENZAR A VIVIR!, expone, en primer lugar, que ha sido inscrito en el registro civil de Doña Mencía con el nombre de Demófilo “un hijo del consecuente republicano” Cristóbal Porras Ruiz y de doña Patrocinio Pascual Navas, siendo testigos los librepensadores D. Acisclo Cejudo Gómez y el autor de la carta”. Seguidamente hace constar que se propone crear, dentro del Casino Republicano de Doña Mencía, una “asociación de librepensadores que deben comprometerse a prescindir de la religión católica e inscribir a sus hijos civilmente y llevar a efecto por el mismo medio los casamientos y entierros”. También señala más abajo que “el dignísimo e incansable republicano D. Manuel Güeto Roldán no descansa ni repara en sacrificio alguno para conseguir el engrandecimiento de nuestro partido y de la clase proletaria”. Así, “para aliviar en algo más la crisis, ha arrendado una finca de olivar para que sea labrada colectivamente por los socios de este casino republicano”. También ha comprado “una hermosa casa en la Plaza Mayor”, lindando por su derecha con la casa Ayuntamiento, a donde se trasladará la sede del Casino a partir del 1 de julio. Lo que no sabemos si al final llegó a llevarse a cabo, pues las disputas y desavenencias entre la alcaldía y los republicanos se produjeron a raíz de los ruidos y escándalos producidos en su sede, sita en la calle Arriba.

A mediados de este mes, de nuevo, Las Dominicales2 publica otra nueva crónica de Manuel Montes, en la que, desde la cárcel de Cabra, y con fecha del 15 de febrero, se refiere a la fiesta en la que dicha asociación celebraba el aniversario de la república con un banquete de 75 cubiertos, “donde reinó la alegría y el orden más completo, pronunciando fogosos discursos abogando por la expulsión de las órdenes religiosas y la pronta implantación de la República”. Transcurridas dos horas, fueron encarcelados, entre ellos el que escribe la crónica, por orden del alcalde, bajo “calumniosos pretextos, pasando dos noches metidos en un subterráneo, o mejor dicho en un retrete, con el fango hasta las rodillas”. El alcalde les diría que tenía otras celdasreservadas para sus amigos o para aquellas personas a las que tenía que agradecerles algo”. En la mañana del 13 de febrero, “amarrados como bandidos”, fueron conducidos por la Guardia Civil a la cárcel de Cabra. Todo ello no le amedrenta a Manuel Montes, sino que le “enardece y le honra, esperando que un día se haga justicia y pueda disfrutar de la libertad que se la ha usurpado miserablemente”. En la página 3 del mismo número se hace alusión a la injusta e ilegal detención señalando que ese juez sin conciencia debe merece estar en el calabozo llamándole más abajo “bruto sin corazón”. En la edición del 11 de marzo, Las Dominicales publicaba un breve con la liberación de los tres correligionarios mencianos y ese mismo día aparecía otra noticia sin firma en la que se informa del recibimiento que las autoridades mencianas han ofrecido a tres “cuervos jesuitas”. 3

Más tarde, a primeros de abril, aunque la noticia fue publicada mucho más tarde,4 se produjo un robo en la casa del presidente de la Junta Municipal de Doña Mencía, Vicente Muñoz Chica, cuyos autores “después da haber perpetrado el delito hicieron tres disparos sobre su esposa e hijos y una vez detenidos los autores resultaron ser hermano y sobrino del cacique que fueron puestos inmediatamente en libertad”, lo que demuestra el trato desigual producido con los asistentes al banquete para conmemorar el 11 de febrero de 1873.

1 Las Dominicales. 5 de febrero de 1904. Madrid. Fuente: BNE Hemeroteca digital.
2 Las Dominicales. 19 de febrero de 1904. Madrid. Fuente: BNE Hemeroteca digital.
3 Las Dominicales. 11 de marzo de 1904. Madrid. Fuente: BNE Hemeroteca digital.
4 El País, 21 de abril de 1904. Madrid. Fuente: BNE Hemeroteca digital.

14 DE ABRIL DE 2014, A LOS REPUBLICANOS DE DOÑA MENCÍA I


14 de abril de 2014, a los republicanos de Doña Mencía

A continuación se adjuntan varios textos, extraidos de un capitulo que próximamente va a ser publicado sobre la Doña Mencía de la primera mitad del siglo XX, referidos al movimiento republicano en dicha localidad en los inicios del siglo pasado, en el que destacan varios miembros de las familias Cejudo y Güeto y una persona, Manuel Montes Priego, cuya biografía refleja las vicisitudes de aquellos republicanos de hace más de cien años que, en los núcleos pequeños de nuestra región, lucharon por las ideas del librepensamiento, la libertad y combatieron “el odioso fantasma del clericalismo, el cual medra a la sombra de los incautos e ignorantes”. 

 


Conservadores y republicanos a la greña I

Pocos días después hubo elecciones municipales y mientras El Defensor de Córdoba1 se refería a los festejos que los conservadores de Doña Mencía celebraron por el nombramiento de Sánchez-Guerra como ministro de Gobernación, en los que don Manuel Gan, que accidentalmente estaba en el pueblo, obsequió a sus amigos con un improvisado banquete, El País, denunciaba en su edición del 7 de noviembre de 1903 los Atropellos electorales2 y, pocos días después, las alcaldadas3 de los comicios locales en Doña Mencía. En la primera se hace eco de la enérgica protesta que los republicanos mencianos han elevado contra la “Junta municipal del Censo por los acuerdos tomados por la misma, encaminados a privar al partido republicano de intervención en las mesas”. En la segunda, y con el título de Alcaldadas y monterazos, el prolífico republicano Manuel Montes se refiere a las presiones de los conservadores para lograr el triunfo en las elecciones, señalando que, “después de haber dado el día de la elección una verdadera batida a caza de electores monárquicos para lograr lo que hoy pomposamente llaman el triunfo dedicáronse a inventar algo en el juzgado municipal como en el Ayuntamiento los medios de molestar, zaherir y proporcionar las mayores vejaciones posibles a nuestros correligionarios...Al final, el triunfo, como se preveía, fue aplastante para los conservadores, consiguiendo cinco concejalías, entre las que estaba la de Ángel Vergara Vargas, futuro alcalde, y solo una para los republicanos, la de Acisclo Cejudo Gómez, que no se presentó en el acto de constitución del nuevo ayuntamiento el 1 de enero de 1904, “a pesar de haber sido citado”.4

Pero los enfrentamientos entre los conservadores y los republicanos mencianos, o entre el Casino Republicano y la alcaldía adquirirán un alto grado de tensión a lo largo de 1904 por distintos motivos o excusas. El primero de ellos estará relacionado con la hora de cierre del local, ya instalado en la calle Arriba. Así, y con fecha 1 de febrero de 1904, el Ayuntamiento, muy preocupado por la tranquilidad de los vecinos, amenaza con multar a centro republicano si continúan “los escándalos que a altas horas de la noche vienen produciéndose. Y las amenazas se cumplirán muy pronto, pues con fecha 16 de febrero 5 se inicia un expediente contra el Casino al que se le impone una multa de cinco pesetas por tener, en la noche anterior, “sus puertas abiertas y (haber) concurrencia en al local después de las doce de la noche”. En esta ocasión el Casino, con su presidente Antonio Rodríguez-Carretero Navas a la cabeza, pagó la multa religiosamente, pero el acoso continuará y entonces no se quedarán con los brazos cruzados.

1 El Defensor de Córdoba. 10 de noviembre de 1903. Web de Prensa Histórica. Ministerio de Cultura
2 El País, Madrid. 7 de noviembre de 1903. Fuente: BNE Hemeroteca digital. El titular era Atropellos electorales.
3 El País, Madrid. 10 de noviembre de 1903. Fuente: BNE Hemeroteca digital.
4 Actas Capitulares. 1 de enero de 1904. 1903-1905. AHMDM.
5 Expediente instruido sobre imposición de multa de diez pesetas a la sociedad Casino Republicano por el Sor. Alcalde D. Ángel Vergara Vargas. Año de 1904. R.5451



domingo, 1 de diciembre de 2013

XV JORNADAS DE HISTORIA LOCAL

Durante los pasados 29 y 30 de noviembre de 2013 se han celebrado en la Casa de la Cultura de Doña Mencía las XV Jornadas de Historia Local con el programa que figura en el cartel, elaborado una vez más, por Carmelo López de Arce, e ilustrado con una foto del álbum familiar de Carlos Toro de Luque, en el que figura su abuelo el maestro de Doña Mencía, Carlos de Toro Soule, infatigable luchador por la mejora de la educación en Doña Mencía en las décadas del 20 y 30 del pasado siglo.


Aunque las jornadas comenzaron con la charla impartida en el IES López de Haro sobre el Archivo Histórico Municipal de Doña Mencía en la que se mostró al alumnado de 4º de la ESO diversos documentos de interés que se conservan en el mismo, y del que adjuntamos uno de ellos, el que corresponde a la petición enviada a la alcaldía por la comisión del Centro Obrero de Oficios Varios en la que, en plena huelga le pide al primer edil el cierre de las tabernas del pueblo.


La sesión de la noche comenzó con la presentación e inauguración de las jornadas por parte de la alcaldesa de Doña Mencia, Juana Baena Alcántara, quien se felicitó por la continuidad de las mismas y agradeció la presencia tanto de los asistentes al acto como de los ponentes. Más tarde se celebró la magnífica ponencia a cargo de José Luis Pantoja Vallejo, doctor en Historia por la Universidad de Jaén y cronista oficial de la villa de Lopera, sobre “La batalla de Lopera” en la que expuso con detalle las vicisitudes de dicho enfrentamiento bélico ocurrido en las inmediaciones de Lopera a finales de diciembre de 1936 entre las tropas de ls XIV Brigada Internacional, por parte del ejército republicano y las tropas nacionales comandandas por el Tenient Coronel Redondo.

José Luis Pantoja Vallejo hizo una minuciosa exposición de lo ocurrido en esos días finales del mes de diciembre en Lopera y sus alrededores. Nos habló de los antecedentes y causas del enfrentamiento, así como de la relación de combatientes y pertrechos militares de uno y otro bando, y, a su vez, narró con todo detalle lo ocurrido en cada una de las jornadas del combate. Finalmente expuso la relación de bajas tanto de una parte como de otra , destacando la heterogeneindad de las nacionalidades de los combatientes de la XIV Brigadad Internacional. Tras exponer varios testimonios de los vecinos supervivientes del conflicto y mostrar los restos de los refugios que todavía quedan en la localidad loperana, cerró su intervención con un documento del Archivo Histórico Municipal de Lopera, fechado a finales del siglo XVIII , en el que figura una referencia a la venta vino de Doña Mencía en dicha localidad.

Al día siguiente, en la que no pudo participar el ponente previsto, Raúl Ruano Bellido, por encontrarse indispuesto, Antonio Gómez Pérez presentó de la Crónica de la II República (enlace de descarga del documento) en Doña Mencía durante la II República con reseñas a la documentación de la época conservada en el Archivo Histórico Municipal de Doña Mencía y las referencia encontradas en la prensa de la época. Enlace a la presentación en issuu.

domingo, 14 de abril de 2013

02 Aniversario de la II República Homenaje a los republicanos mencianos: Güeto, Cejudo y Montes Priego


Anotemos ahora algunas noticias publicadas en Las Dominicales en el último trimestre de 1904 sobre la historia de los republicanos librepensadores de Doña Mencía. Así, con fecha del 9 de septiembre de 1904, aunque los hechos se produjeron a finales de agosto, se da cuenta de los bautismos civiles de Francisca y Nicolás Demófilo y el entierro, también civil, de la niña Libertad Caballero. Todos los socios del Casino Republicano acompañaron al cadáver acompañados de la banda, cuyos gastos se sufragaron por suscripción popular. El cortejo se dirigió al cementerio civil “abriéndose paso entre la apiñada multitud, que no bajarían de 500 personas. El presidente del casino, D. Antonio Carretero Navas, “encomió las sublimes ideas del del librepesamiento y aconsejó la unión de todos los amantes de la libertad, para combatir el odioso fantasma del clericalismo, el cual medra a la sombra de los incautos e ignorantes”.1 Unos días después, se solicita a Fernando Lezcano,2 director del semanario citado que represente a los librepensadores mencianos en el Congreso de Roma al grito de “¡Abajo la mentira y el oscurantismo! ¡Viva el Librepensamiento!” Entre los nombres que se citan aparece Manuel Gineta (Güeto), Antonio Carretero, Mariano Recio, Acisclo Cejudo y Manuel Montes, indicando que en la lista de suscripción figura el resto de los socios.

A principios de octubre de 19043, 130 librepensadores mencianos se dirigen a Zuheros para asistir a un entierro civil, y, “después de recibir un fraternal abrazo, se dirigieron a la casa mortuoria donde sacamos el cadáver del inocente niño, colocándonos en dos ordenadas filas a las que se iban uniendo multitud de personas, llegando a hacerse imposible ver la terminación del cortejo”. Pero en la puerta del cementerio católico, al no haber cementerio civil, los esperaba “el forajido y despótico monterilla para que al paso del cadáver por la puerta de la iglesia tuvieran tiempo suficiente los cuervos de salir provistos de los arreos correspondientes y cantarle los responsos para salvar el alma de la inocente criatura”. Aquello fue acto, según el corresponsal menciano Manuel Montes, más bien propio de los tiempos del bandolero José María, pero ante las protestas de la concurrencia “las soeces curianas se encerraron precipitadamente en su madriguera”. Más abajo se da noticia de un casamiento civil en Doña Mencía obsequiado con vinos y licores en el Casino Republicano y de la inscripción civil de la niña Libertad Ordóñez Jurado. A principios de diciembre se publica una nueva noticia sobre un doble bautismo civil: el de Juan Cubero Fernández y Víctor Priego Salamanca. 4
1 Las Dominicales. 9 de septiembre de 1904. Madrid. Fuente: BNE Hemeroteca digital.
2 Las Dominicales. 16 de septiembre de 1904. Madrid. Fuente: BNE Hemeroteca digital.
3 Las Dominicales. 7 de octubre de 1904. Madrid. Fuente: BNE Hemeroteca digital.
4 Las Dominicales. 2 de diciembre de 1904. Madrid. Fuente: BNE Hemeroteca digital.